Proyecto "Adictos a la Escritura"

Ya llegó el primer relato ¡qué ilusión me hace abrir este nuevo blog!
Comienzo con el texto de este mes que he escrito para Adictos a la Escritura el cual consistía en narrar un microrrelato sin decir unas palabras clave. Yo he elegido representar a un grupo de niños jugando y he tenido que hacerlo sin usar las siguientes palabras:  juego, diversión, entretenimiento, recreo y pasatiempo. ¡Ha sido divertido!
Os recuerdo que iré colocando en cuanto tenga tiempo los enlaces de mis relatos en la pestaña superior que lleva su nombre.
Sin más, y esperando vuestras opiniones, os dejo con él:


Otoño
Las hojas de los árboles y arbustos del parque empezaban a amarillear y la brisa hacía tiempo que había dejado paso a los vendavales de aire frío que asustaban  a los padres de los niños que, a falta de algo mejor que hacer, se reunían allí cada tarde. Cargaban con abrigos y bufandas que se iban quitando una vez entraban en calor y dejaban tirados en cualquier banco o esquina. Y así pasaban la tarde: riendo, corriendo y haciendo amigos, sin tener que preocuparse de otra cosa que no fuera el resultado del partido de aquel día. Empezó a dejarse ver una fina llovizna y un sinfín de paraguas de vivos colores adornaron el parque. Sin embargo aquellos niños seguirían jugando hasta que la noche los rodeara con sus fríos brazos, momento en el cual recuperarían sus abrigos y bufandas, abrirían los paraguas y volverían a sus casas diciéndole un adiós momentáneo a aquel parque cuyos árboles y arbustos empezaban a notar la llegada del otoño.

14 comentarios:

Raquel Campos dijo...

Hola, soy de adictos y me ha gustado mucho tu relato, corto pero con mucho sentimiento.
Me quedo por aquí para conocerte un poco más. Te invito a mi blog para leer mis proyectos.
Un saludo!!

Dolly Gerasol dijo...

Hola! Me gustó mucho tu relato, aunque nombraste la palabra "jugando"... hubiera estado mejor si la insinuabas pero no la nombrabas :)
Saludos!!

Lydia Pinilla dijo...

Hola chicas:

Dolly Gerasol: lo he hecho inconscientemente, y ni aún leyéndolo cien veces me he dado cuenta. Gracias por la observación. Me alegra que te guste.

Raquel: ¡gracias! me paso ahora por tu blog y me alegra mucho el que te gustara mi microrrelato.

Gracias por vuestros comentarios, sólo así se mejora.
¡Besos y pétalos!

Cloe dijo...

Podría tratarse de cualquier tarde en la vida de un niño, contada de una manera tan fluida que le aporta naturalidad. Me ha gustado.

daniel dijo...

Muy bien escrito, Lydia. Me quedo para ver que más tienes.

Besos.

Lydia Pinilla dijo...

Cloe, Daniel: ¡bienvenidos!
Me alegra mucho que os gustara, me animan muchísimo vuestros comentarios.
Grcias por leerme, espero estar a la altura.

Abril Personal RioT dijo...

Pues está simpático tú. Se te da muy bien plasmar escenas cotidianas de la vida;)
¿Has pasado por mi blog últimamente?:P

Dora Ku dijo...

Lydia: Muy hermoso pasaje lúdico.
Te recomendaría que en lugar de decir: "los abrazara con sus brazos", dijeras: "los rodeara con sus brazos", para evitar la repetición.
Creo que en el fondo añoramos nuestros juego infantiles.
Cariñosamente: Doña Ku

Lydia Pinilla dijo...

¡Hola chicas! Gracias por dejar vuestros comentarios
Abril: gracias corazón. Sabes que sí me paso, pero que el tiempo que tengo lo dedeco para leer y no suelo dejarte comentarios. Lo siento ^^
Dora: tienes toda la razón, voy a cambiarlo ahora. ¡Muchas gracias!

Besos chicas

-Bess- dijo...

Me encantó cómo ambientas la historia, lo primero, y cómo lo continúas después :P vamos, que me gustó de principio a fin, y la sensación de diversión y de realismo.

Anuca dijo...

Qué bonito Lydia!! Te visito por primera vez y me quedo!!
Un besin

Lydia Pinilla dijo...

¡Buenas tardes chicas! Gracias por pasar a leerme, me alegra mucho el que os guste. Besitos, y ¡bienvenidas!

Déborah F. Muñoz dijo...

Está genial, aunque se te coló jugando. No es exactamente jugar, pero podías omitirla ^^

Maria O.D. dijo...

No entendi si eran niños grandes o pequeños, pero me gusta la frescura de tu narración, y lo rápido e imperceptibles que avanzan las letras. ¡Un abrazo!